Con MOLO no tienes que preocuparte de nada, porque pagando tu cuota mensual lo tienes todo solucionado y no tienes ninguna obligación de permanencia.